5 de febrero de 2014

Tarta Sacher

El jueves pasado, mi niña cumplió 13 años... Madre mía, cómo pasa en tiempo! Si parece que fue ayer cuando me la entregó el médico en la sala de partos. Una bebé regordeta y sonrosada, y con unos mofletes!! Se la llevaron a enseñar al resto del equipo y volvió aún más colorada de los pellizcos que le dieron en ellos!! Te quiero, mi vida.

Como sé que le vuelve loca el chocolate, ya hacía tiempo que tenía en la cabeza que para celebrarlo le haría la famosa tarta Sacher, así que me puse manos a la obra y el resultado fue este:



INGREDIENTES

Para la masa

  • Un molde de 16 / 18 cm.
  • 60 gr. de almendra molida
  • 50 gr. de harina de repostería
  • 50 gr. de azúcar glas
  • 50 gr. de azúcar normal
  • 50 gr. de mantequilla blanda
  • 3 huevos
  • 75 gr. de chocolate fondant 70% cacao
  • 5 gr. de levadura Royal
  • 1 cucharada de esencia de vainilla o en polvo
  • Mermelada de albaricoque

Para la cobertura

  • 150 gr. de chocolate 70% de cacao
  • 175 gr. de nata al 35%
  • 25 gr. de mantequilla

PREPARACIÓN 

Primero poner al baño maría los 75 gr. de chocolate, cuando se haya fundido del todo lo reservamos. Este paso también se puede hacer en el microondas, vigilando que no se queme el chocolate.

Con las varillas eléctricas batir el azúcar glas con los 50 gr. de mantequilla hasta integrarla bien con el azúcar. Añadir el chocolate fundido y mezclar de nuevo.

Separar las claras de las yemas e ir añadiendo a la mezcla las yemas de una en una. Hasta que no esté integrada la primera, no poner la siguiente. A continuación, añadir la almendra molida y la vainilla a la mezcla.

Montar las claras a punto de nieve fuerte con el azúcar normal, el cual iremos añadiendo poco a poco. Incorporar las claras a la mezcla con la ayuda de una espátula y con cuidado para que no bajen. Añadir tamizadas la harina junto con la levadura, también con movimientos envolventes.

Engrasar el molde y verter con cuidado la masa. Calentar el horno a 150º. Cuando esté caliente ponerlo al horno unos 30 min. Vigilar con un palo de brocheta que ya esté hecho. 

Una vez frío, sacarlo del molde y con un cuchillo afilado cortar en dos partes. Untamos la parte que nos hará de base con la mermelada y tapamos de nuevo.

Para preparar la cobertura, poner en un cazo a hervir la nata y cuando arranque el hervor retirar del fuego y añadir el chocolate. Ir mezclando para que se funda en la nata caliente y por último añadimos la mantequilla.

Colocaremos la tarta sobre una rejilla bajo la cual habremos puesto una bandeja o plato plano grande. Ir echando por encima toda la cobertura hasta tapar toda la tarta. Cuando haya templado, pasarla un rato a la nevera para que la cobertura endurezca.

Para hacer las letras de decoración típicas de esta tarta he usado el resto de cobertura que me ha sobrado y he utilizado un lápiz de repostería.


Fuente de la receta: Chez Silvia