9 de mayo de 2013

Solemne Procesión y Vigilia Mariana

El próximo sábado 25 de Mayo se celebra en Barcelona, organizada por la Unión Seglar de San Antonio Mª Claret, la tradicional Procesión con la imagen peregrina de Nuestra Señora de Fátima, por las calles del centro histórico de la ciudad.  


Tras la concentración de los fieles, a las 22:00 horas, en la Plaza de la Catedral, la Procesión marchará desde dicha plaza hasta la Basílica de Nuestra Señora de la Merced, patrona de Barcelona, recorriendo las calles del Bisbe Irurita, Plaza Sant Jaume, calles Ciutat y Ample, con el rezo del Santo Rosario, cánticos marianos y otras alabanzas en honor de Nuestra Madre. La Vigilia concluirá con la celebración de la Santa Misa dominical en el Templo de la Merced.

"La Vigilia Mariana de fin de Mayo es una tradición arraigada en la ciudad, pues cumple ya su 43ª edición. Promovida por los sacerdotes Mn. José Ricart Torrent y P. José Mª. Alba Cereceda, S.J., la primera Procesión, el último sábado de Mayo de 1970, unió la Iglesia de Santa Mónica con la Basílica de Nuestra Señora de la Merced, con gran afluencia de fieles, llamados por el amor de la Madre y atraídos por la ingente publicidad que, en forma de carteles y octavillas, inundó la ciudad. 

Como la asistencia fue creciendo en los años siguientes, en 1974 hubo que cambiar el destino de la Procesión por la Basílica de Nuestra Señora del Mar, de mayor capacidad que la de la Merced. Más adelante, y durante muchos años, se fue de la Catedral a la Iglesia del Pino, hasta que hace seis años se tomó el recorrido actual, de la Catedral a la Merced.

En todos éstos años millares de fieles han honrado a Nuestra Señora con su fervorosa asistencia. Desde sus inicios, es de destacar el nutrido grupo de sacerdotes que cada año acude a la llamada de la Virgen, con lo que son muchas las confesiones (algunas de años), comuniones y conversiones que tienen lugar durante la Vigilia.

Recordemos, el próximo sábado 25 de mayo, a las 22:00 horas, en la plaza de la catedral de Barcelona, nos espera nuestra Madre, bajo la advocación de Nuestra Señora de Fátima. Son tiempos difíciles, de persecución de la fe y en todo el mundo. Unámonos con el Santo Padre y la Iglesia Universal en la alabanza a María, Reina del Cielo y la Tierra.

El encuentro con la imagen de la Virgen nos evoca la grandeza de Nuestra España, que con palabras de Juan Pablo II, podemos decir que es tierra de María, es por ello, que en estos tiempos difíciles para la Iglesia, en los que es necesario, según nos anima el Santo Padre, a llevar a cabo una nueva Evangelización de la sociedad, nosotros queremos sacar a la Virgen en andas por las calles de Barcelona, este es nuestro granito de arena, en tan noble tarea de Evangelización, recordar a nuestro pueblo que fue grande junto a Cristo, junto a su Madre, que nosotros somos Tierra de María, y que esa es nuestra grandeza, nuestra medalla más grande ante Dios y ante la historia."