22 de febrero de 2013

Galletas blanco y negro Maktub

Ya os he explicado en alguna entrada anterior, que mi familia y yo pertenecemos al Grupo de Pastoral Familiar de la Parroquia. Este curso el tema que estamos tratando tiene como base la película "Maktub", que en árabe significa "lo que está escrito". Es una película que no te deja indiferente, conmovedora y que cautiva. No basta con verla una sola vez.... Absolutamente recomendable!!


 

Cuando buscaba información sobre la misma, me encontré con estas galletas a las que les pusieron este nombre y por eso me llamaron la atención. Están muy, muy buenas y tienen como punto fuerte el contraste entre la parte endurecida y el corazón blandito. Un poco como la historia de la película... ¡No dejéis de verla y de hacerlas!



INGREDIENTES
  • 55 gr. de mantequilla
  • 100 gr. de azúcar
  • 2 huevos medianos
  • 210 gr. de harina
  • ½ cucharadita de levadura en polvo
  • 1 pizca de sal
  • 1 cucharadita de vainilla en polvo o azúcar avainillado (Usé esencia líquida de vainilla)
  • Azúcar glas
  • 1 tableta de chocolate fondant

PREPARACIÓN

Fundir el chocolate según las instrucciones del paquete. Yo lo hice así en el microondas. 

Batir los huevos con el azúcar hasta que la mezcla blanquee. Añadir la vainilla, el chocolate y la mantequilla fundida. Batir hasta que ligue.

Tamizar la harina con la levadura y la sal. Añadir a la mezcla del chocolate y remover con una espátula. Tapar el bol con film de cocina y dejar reposar 1 hora en la nevera para que se endurezca. (Como no tenía ese tiempo, dejé el bol 20 min. en el congelador).

Sacar la masa de la nevera, que ya estará lo suficientemente dura para que sea fácil trabajar con ella. Formar pequeñas bolas con las manos y rebozarlas en azúcar glas, de forma que quede bien pegada. Eso es lo que al hornear le da el efecto de craqueado blanco.

Nos podemos poner azúcar glas en las manos para evitar que se nos enganchen.

Precalentar el horno a 180º y colocar las bolitas sobre papel vegetal en la bandeja de horno, separadas entre sí unos 5 cm. porque luego se expanden y corremos el riesgo de que se enganchen las unas con las otras.

Hornear 10 min. y repetir la operación si no nos han cabido todas en una tanda.

Al sacarlas del horno, estarán blanditas, pero se endurecen al enfriar. Eso sí, por dentro seguirán blanditas.


Fuente de la receta: Quehayenlanevera.com