7 de junio de 2012

Bizcochitos de limón para el Corpus

Corpus Christi es la fiesta del Cuerpo y la Sangre de Cristo, de la presencia de Jesucristo en la Eucaristía.

Este día recordamos la institución de la Eucaristía que se llevó a cabo el Jueves Santo durante la Última Cena, al convertir Jesús el pan y el vino en su Cuerpo y en su Sangre.

Es una fiesta muy importante porque la Eucaristía es el regalo más grande que Dios nos ha hecho, movido por su querer quedarse con nosotros después de la Ascensión
.

A continuación comparto con vosotros unas cuantas fotos del Corpus de Sevilla, que me ha enviado mi amiga Macarena. Son una preciosidad. 
Custodia de la Catedral de Sevilla





Y estos bizcochitos de limón, que son una delicia, comprobado, para celebrarlo!


INGREDIENTES 

Para el bizcocho:
  • 200 gr. de azúcar
  • 3 huevos
  • 80 ml. de aceite girasol 
  • 200 ml. de nata
  • La ralladura de un limón
  • 230 gr. de harina
  • 1 sobre de levadura Royal
Para decorar:
  • El zumo de un limón
  • Azúcar

PREPARACIÓN

Precalentar el horno 180º C. Batir el azúcar junto con los huevos con la ayuda de unas varillas hasta que doblen el volumen. Incorporar el aceite, la nata y la ralladura de  limón. Batir un poco para que se integren los ingredientes.

Tamizar la harina junto con la levadura e incorporar a la masa, lo justo para que no haya grumos. Engrasar el molde, verter la mezcla, alisar la superficie y hornear unos 40 minutos, hasta que al pinchar con una aguja en el centro ésta salga limpia. 

Truco: Si vemos que todavía el bizcocho no está hecho del todo pero ya está tostadito, cubrir la superficie con un poco de papel de aluminio.

Sacar el bizcocho del horno, esperar a que temple, desmoldar y dejar enfriar por completo. Partir el bizcocho en trocitos. (Si el bizcocho ha subido bien, nos saldrán trocitos alargados. Estos los partimos en dos para que el trocito sea tamaño bocado).

Exprimir el zumo de un limón y pasar rápidamente cada trocito de bizcocho por el zumo, lo justo para que empape un poco. A continuación rebozar en azúcar la parte húmeda del bizcocho. Os recomiendo, tras la experiencia, rebozar la parte inferior, porque el bizcocho queda muy esponjoso y si lo hacemos por la parte de arriba tiende a romperse. Y ahora a servir.