2 de mayo de 2012

Roscón de Almería para Los Mayos

Los Mayos se celebran la noche del 30 de abril al 1 de mayo en numerosos pueblos de España. En esta noche se anuncia la llegada del mes de la primavera por excelencia y da comienzo sobre las diez de la noche con el Mayo a la Virgen, ya que este mes está consagrado a la Virgen María.

Se comienza pidiendo licencia a la Virgen para cantarle el Mayo. A continuación se ponen de manifiesto sus bellezas y atributos empleando símiles poéticos. Continua con un ruego a la Virgen y se le piden disculpas por cantarselo. Finalmente se canta la despedida. Es costumbre que la fiesta sea amenizada por rondallas y finaliza con diferentes bailes regionales.

Nosotros fuimos a celebrarlo con la Sociedad Misionera de Cristo Rey. Las pequeñas del grupo de baile donde está mi niña bailaron unas sevillanas. Las mayores un baile de Mayo (palo alto alrededor del cual se van trenzando cintas de colores) y también cantó la Tuna San Luis Gonzaga.


Y para celebrarlo aún más, hice este Roscón de Almería. 

INGREDIENTES
  • 400 gr. de harina
  • 150 gr. de azúcar
  • 1 huevo
  • 1 cucharada de levadura
  • 1 copa de anís (mejor sólo poner un dedo)
  • 1 vaso de leche
  • 1 vaso pequeño de aceite
  • 1 pizca de sal

PREPARACIÓN

Calentar un poco la leche, añadir la cucharada de levadura y un poco de sal. Batir todo junto hasta que se deshaga la levadura. Reservar.

Formar un volcán de harina sobre el mármol y añadir los demás ingredientes, acabando con la leche. Mezclar y amasar bien hasta conseguir una pasta homogénea. Dejar reposar.

La receta original dice que hay que amasar un poco más y estirar la masa. Redondearla y unir los dos extremos formando el rosco. Yo vertí la masa directamente en el molde, previamente untado con mantequilla.

Luego espolvorear con azúcar y llevar al horno, a temperatura medía, durante 35 o 40 minutos, aproximadamente. Servir frío.

La pinta buenísima y el sabor también!!
VARIACIÓN

Podemos elaborar este roscón de forma distinta rellenándolo de crema de chocolate o con mermelada de fresa o albaricoque. También puede ponerse en la masa trozos de fruta confitada antes de hornear.

Fuente: Revista Cocina Viva