15 de noviembre de 2012

Alitas de pollo al horno - La marcha de la Fe

El sábado pasado día 10 de noviembre tuvo lugar La marcha de la Fe. Cruzamos Barcelona rezando, cantando y regalando Catecismos sobre lo que no han contado de la fe católica. Finalizó en el Santuario de San José de la Montaña con la celebración de la Santa Misa. ¡ESPECTACULAR!


Esta marcha se organizó con motivo del Año de la Fe que comenzó el 11 de octubre hasta el 24 de noviembre de 2013: «En este tiempo de profundos cambios a los que la humanidad está sometida, Benedicto XVI invita a todo el pueblo de Dios para que en este Año de la Fe se una al Sucesor de Pedro para dar testimonio de la fe ante los demás en la vida diaria». Y eso fue lo que quisimos hacer, dar testimonio público de nuestra fe.


Al día siguiente, nuestros corazones estaban exultantes y llenos de amor a Dios, pero nuestros cuerpos terrenales achacaban el esfuerzo del día anterior, así que busqué algo sencillo para la comida, pero lo suficientemente de fiesta, porque era domingo.

Como tenía alitas de pollo en la nevera, mi primer pensamiento fue el Pollo a la coca-cola, pero no tenía coca-cola, así que estuve navegando por Internet y encontré esta receta.

Espero que os guste tanto como a nosotros. Miguel decía, mientras se chupaba los dedos: "Mamá es el mejor pollo que he comido nunca!!"


INGREDIENTES
  • 12 alitas de pollo.
  • 6 patatas.
  • 2 cebolla mediana.
  • 1 cabeza de ajo.
  • 2 vasos de vino blanco.
  • Pimienta negra, finas hierbas y tomillo.
  • Aceite y sal.

PREPARACIÓN

Pelar las patatas, lavarlas y cortarlas en rodajas finas. Pelar la cebolla y cortarla en rodajas. Lavar la cabeza de ajos y cortar por la mitad.

Untar con aceite el fondo de una fuente apta para el horno. Colocar una capa de patatas y encima la cebolla, los trozos de ajo y unas ramitas de tomillo. Salpimentar y rociar con un chorrito de aceite.

Introducir la fuente en el horno previamente calentado a 200º C y dejarlas 15 min. Las metemos antes que el pollo para evitar que queden algo crudas.

Sacar la fuente del horno y agregar el vino blanco. Salpimentar las alitas, añadir especias al gusto (por ejemplo finas hierbas o tomillo) y colocarlas sobre las patatas. Finalmente, se rocían con aceite para que se doren bien.

Volver a meter la bandeja en el horno y asar las alitas entre 30 y 40 min. a 200º C, hasta que la piel de las alitas esté dorada y crujiente. Como esto depende mucho del horno, lo mejor es estar atentos y sacarlas cuando estén bien doraditas.

Fuente de la receta: Petit Chef