23 de diciembre de 2012

Mantecados

Segunda receta de dulces de Navidad!! Estos también me chiflan. Para mi, esa sensación hojaldrada no tiene comparación con nada.

Tanto gustan en casa, que los tengo que esconder. Aún así, voy a tener que hacer otra tanda, porque los que veis en las fotos ya pasaron a mejor vida... Ya no queda ni uno. Esta vez quise despistar guardándolos en una lata que normalmente tengo de decoración en la cocina. Ingenua de mi pensé que allí no buscarían... 

Eso creía yo, cuando viene Miguel, pasados unos días, y sin venir a cuento me dice: Mamá, ya sé donde los tienes... Cuando fui a mirar, faltaban casi la mitad!



INGREDIENTES
  • 375 gr. de harina de repostería
  • 200 gr. de manteca de cerdo ibérica (La compré en Mercadona marca El Pozo)
  • 3 cucharadas de azúcar
  • Un chorrito de limón
  • 8 gr. de levadura en polvo para repostería (Medio sobre)
  • 2 huevos
  • Azúcar normal para cubrirlos.

PREPARACIÓN

Formar un volcán con la harina y la levadura sobre la mesa o mármol donde vayamos a trabajar. En el hoyo, poner el azúcar, la manteca, que habremos dejado unas horas a temperatura ambiente y que deberá estar tipo pomada, el chorrito de limón y los huevos previamente batidos (Importante que estén batidos). Trabajar todo hasta conseguir una masa fina que no se pegue a las manos.

Envolver la masa en papel film con forma de bola un poco aplastada, y dejarla en el frigorífico unos 15 min.

Espolvorear la mesa o mármol de trabajo con un poco de harina y, con la ayuda de un rodillo, extender un poco la masa, hasta dejarla de la altura que queramos. Lo ideal es 1 cm. de grosor. Engrasar un cortapastas por dentro con unas gotas de aceite de oliva, y cortar los mantecados, que iremos poniendo sobre papel de hornear en una bandeja de horno, y un poco separados unos de otros.

Meter la bandeja en el horno a 150º, calor arriba y abajo, durante unos 30-35 min., sin que lleguen a tomar color. Cuando haya pasado este tiempo, sacarlos del horno y rebozarlos en azúcar normal, que habremos puesto en un bol. Importante: este paso hay que hacerlo en caliente, porque si no el azúcar no se pega a los mantecados. Dejarlos enfriar sobre una rejilla.


Fuente de la receta: Webos fritos